Subte

¿Quién manda bajo tierra?

PARO-Subte-C

Metrodelegados sorprenden con un paro ante un nuevo diagrama laboral frente a una mayor demanda

No hay dudas de que los trabajos están cambiando. Se discute hoy en día los alcances y limitaciones que debe tener el home office. Pero lo cierto es que hay tareas que no pueden comandarse a distancia. Una principal es el Transporte de pasajeros, del que depende gran parte del comercio.

Por eso, el Transporte Público y sus trabajadores son esenciales desde el día 1 de la Cuarentena. Las empresas, privadas, estatales o concesionarias, debieron adaptar su operación para resguardar la salud de los empleados y asegurar la prestación del servicio.

La mala fama internacional y por estar “bajo tierra” hizo que el subte porteño fuera el medio de transporte que sufriera la mayor merma en cantidad de pasajeros. Al día de hoy, con la “Cuarentena que no existe” según el presidente, apenas viaja menos del 7% del 1,25 millón de pasajeros habituales.

Es así que Metrovias, con aún 40 estaciones inhabilitadas, dispuso un diagrama laboral de 3 horas día por medio, para dividir grupos de trabajo y evitar la juntada en las salas de descansos y lugares comunes.

Con el mayor caudal de pasajeros de las últimas dos semanas, Metrovias pretendió establecer en el día de hoy un nuevo esquema laboral de 4 horas, cada dos días, evitando los descansos intermedios para que los trabajadores no tengan mayor contacto. De casa al trabajo y del trabajo a casa, como decía el General.

Pero a los metrodelegados no les gusta que la empresa, que sigue pagando 100% del sueldo sobre 144 horas mensuales, decida los horarios del personal… aunque solo presten servicio 45 horas de servicio, menos de un tercio de lo normal. ¿Será así la nueva normalidad?