Coronavirus Transito

Vuelta a la Congestión

congestion-autopista

Si bien aún el volumen de tránsito está a la mitad, empiezan a notarse arterias más cargadas.

Al inicio de la cuarententena las personas manejaron un 90% menos lo habitual, pero ahora la app Waze está registrando que el promedio de kilómetros recorridos por los wazers es del 50% de los normal.

transito-en-cuarentena-segun-WAZE
Waze muestra cómo se incrementan los kilómetros recorridos  

Otro dato interesante que arroja el gráfico es que las personas no se están moviendo los fines de semana, lo que podría interpretarse como que los kilómetros conducidos son producto de la actividad económica.

¿Quién está retomando la actividad?

Cuando comenzó la Cuarentena por COVID19 en Marzo se produjo una abrupta caída en la venta de combustibles en todo el país. Hasta las refinerías debieron dejar de producir. Esa baja continuó en abril y comenzó con una leve recuperación en mayo y algo más en junio.

image
image

Un informe elaborado por CECHA, la cámara que reúne a las miles PyMEs que explotan estaciones de servicios, demuestra que la mayor baja en el
volumen de naftas se produjo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (79.3%)
y aún le falta casi un 70% para recuperar su nivel normal.

image

A nivel nacional, en el caso de las naftas, tras una enorme caída del 67.4%, todavía falta recuperarse un 41.3% del volumen para llegar a los despachado en febrero, que ya sufría una reducción interanual del 5%.

Mientras que la recuperación en el mercado minorista durante Junio es mayor para la venta de gasoil, que había caído 28.1% entre febrero y abril, quedando todavía un 15.8% por debajo del nivel de febrero.

image-1

Si entendemos que la producción comercial se mueve mayormente con diésel y dejamos las naftas premium y súper para la movilidad individual, la lectura es que la reactivación aún se nota mayormente en el transporte de camiones y consumo de maquinaria agrícola (que fue la que mantuvo los niveles durante el aislamiento más fuerte).

Playeros en crisis

Si bien celebran la recuperación en los litros de combustible despachados, los dueños de las estaciones de servicio aseguran que en el sector son mayormente PyMEs en riesgo.

El estacionero cordobés Gabriel Bornoromi, presidente de CECHA, asegura que “más allá de la facturación mensual hay que entender el tamaño de una estación de servicio por su cantidad de empleados, que en promedio es de apenas 7 empleados, y muchas veces es una misma familia la que trabaja”.

“Existe una sustitución de combustibles Premium por nafta o gasoil de menor octanaje y más baratos. Lo que nos da un retraso aún mayor en la facturación. Seguimos dependiendo de la continuidad de las ATP para pagar salarios”,

Gabriel Bornoromi de CECHA.

Pese a que no se registra cierre de ninguna estación, aseguran que se encuentran muy comprometidos ya que lo no facturado es irrecuperable y temen por la continuidad de las ayudas del Gobierno para cubrir los sueldos.