Taxis

Tarifa fija en Taxis

taxi-aeroparque

Comenzó en Aeroparque. Los pasajeros deben emitir un ticket con su destino final y allí se fija el valor del viaje

El objetivo es eliminar la “Mafia de los taxistas” y competir con el servicio de las app como Uber, o mismo los remises, que anticipan cuánto hay que pagar.

En vez de subir directamente al taxi y conocer el valor a pagar al fin del recorrido (con paseo no turístico muchas veces para hacer más largo y costoso el viaje), los pasajeros deberán hacer una nueva fila en los tótems que se encuentran en el hall.

En esta máquinas se indica el destino y calculan el costo del viaje y emite dos tickets (uno para el taxi otro como comprobante) con el valor final que debe pagarse al chofer. Es importante también incluir como dato la cantidad de bultos porque se cobra por cada valija.

El costo del viaje puede variar a un mismo destino dependiendo el horario ya que el sistema informático tiene en cuenta las demoras del tránsito en el trayecto en ese momento y también una banda tarifaria, que es 20% superior para los viajes nocturnos.

Por otra parte, en la dársena de acceso para taxis se instaló un lector de patentes (chequea con la base de datos de taxis habilitados) y hay mayor presencia policial para garantizar que cualquier taxi pueda trabajar sin aprietes.

El sistema se va a replicar en Ezeiza y en la Terminal de Ómnibus de Retiro.

Falló a poco de comenzar

Los tótem dejaron de emitir tickets en la medianoche del primer día y se encontraban momentáneamente fuera de servicio durante la primera mañana de uso.

Así lo informó el periodista Mariano Rinaldi